ALMERÍA

CABO DE GATA

Lugar de ensueño para disfrutar de su hermosura singular. 
Un espacio  único para los amantes de la tranquilidad, 
unido a playas afrodisíacas semidesiertas y vírgenes. 


Por lo abrupto en que acaba la franja en el faro,
algunos visitantes conocen la zona como “el finisterre andaluz”.


El área de Cabo de Gata manifiesta un inequívoco interés ecológico, 
puesto que inciden simultáneamente singularidades faunísticas,
botánicas, geológicas y paisajísticas. 


Se localiza en el extremo suroriental de la provincia de Almería,
a una 1/2 hora de la capital. 


Dentro del espacio se encuentran los pueblos de San Miguel de Cabo de Gata 
y Las Salinas, San José, Pozo de los Frailes y Escullos.


En el paisaje concurren valores estéticos diversos: 
sobre un fondo de severa aridez, alternan oasis que circundan
los charcones salinos, ásperas vertientes, 


acantilados de más de 100 m  que penetran en el mar, 
extensas formaciones dunares cuaternarias y 
amplias panorámicas que dominan cielo, mar y arena.

 
Cuenta la leyenda
que en la antigüedad 
este lugar estuvo tan 
poblado de focas monje,
que los navegantes 
confundí­an sus gritos 
con los cantos de sirenas. 

De ahí­ el nombre de 
Arrecife de las Sirenas, 
lugar bellí­simo, 
imagen repetida y
representativa del 
Parque Natural del
Cabo de Gata-Ní­jar. 


Sobre este arrecife se sitúa el faro.


Desde el cerro de San Miguel o el de la Vela Blanca se observa 
una impresionante panorámica hacia el este y el oeste del parque: 


las Salinas, el Campillo de Gata, Cala Raja, el Arrecife del Dedo, 
Punta Baja, San Miguel, etc…